ÁFRICA DEL NORTE I: MARRUECOS, UN PAÍS CON POTENCIAL

Según las expectativas del rey Mohamed VI y su gobierno, Marruecos debería convertirse en un país en vías de desarrollo con una industria diversificada y un sector de prestación de servicios competitivo. A pesar de que IMS Health no incluye al mercado farmacológico marroquí entre los 21 países principales en este sector, este país bañado por el mar Mediterráneo y el Atlántico ofrece un gran potencial en industria farmacéutica.

Los motivos son una población de 35 millones de personas, un crecimiento económico estable y una clase media en busca de una mayor calidad de vida. La industria farmacéutica marroquí se sitúa en la segunda posición de la clasificación africana. Con casi 40 laboratorios, 32 instalaciones industriales, 50 distribuidores y más de 11.000 farmacias, la industria farmacéutica nacional cubre alrededor del 70% de la demanda autóctona. De esta producción local, entre el 7 y el 8% va destinada a la exportación, especialmente a los países al sur del Sáhara. Sin embargo, el sector atraviesa una difícil fase provocada por una caída de los precios en alrededor de 2.000 productos durante los últimos tres años. A pesar de un aumento del volumen de un 1,2% en 2014, el valor de los productos se ha reducido en un 2,7%. La división farma de Constantia Flexibles cubre una gran parte de la demanda farmacéutica marroquí, aportando sobre todo tapas de aluminio blíster, láminas Coldform, laminados multicapa con papel o PET. Este éxito es el resultado del conocido proceder de los trabajadores de Constantia Flexibles: la colaboración estrecha, de confianza e in situ con los socios.